Federico García Lorca de José Luis Ruiz del Puerto



Ruiz del Puerto recurre a esa fijación de Lorca con la guitarra para lanzar este trabajo. Aprovechando el tirón que supone el 75 aniversario de su muerte prepara con mucha paciencia un trabajo muy denso y detallista al milímetro. Este CD nace como homenaje y recuerdo de la obra y figura del poeta granadino.

En el año 1998 el intérprete solicitó a cuatro destacados compositores españoles que escribieran una obra dedicada a García Lorca. Este trabajo recoge esas obras y otras actuales contemporáneas que simbolizan la modernidad que, con tanto afán, protagonizó el poeta granaíno a lo largo de toda su vida.

El disco empieza con el homenaje a Debussy de Falla quizá porque sea una de las pocas obras de guitarra clásica a la que Lorca hace referencia por escrito en una carta al mismo compositor. A continuación se escuchan una selección de los Tarots de Tomás Marco. Una elección muy acertada.

“Simbolismos” de Emilio Calandín es una composición basada en seis poemas homónimos del poeta granadino. Es una de las obras encargadas para homenaje al poeta. Música muy efectista y contemporánea atonal. Después de haber escuchado a Falla y a Tomás Marco, los 44 segundos del primer poema con un estilo tan distinto generan una gran expectativa, te cautivan y llenan de intriga. Le sigue el segundo poema titulado “El grito” tan lleno de energía que llega a asustar. Después de estos dos, los siguientes ya desbordan lo bonito de los efectos tímbricos sonoros. Quiero decir que desbordan en el sentido de querer que paren.

Distinto pero con un estilo similar, por lo menos a la escucha, es el “Jardinero Inmóvil”. Es más juego tímbrico que de efectos poco usuales, y tiene pinta de que el análisis de la partitura es más divertido que oírla.

“Preludios Lorquianos” está en compuesta desde una estética minima- lista pero a orillas de la consonancia y la disonancia. Es de destacar el juego rítmico.

La obra de entre las dedicadas a Lorca que me queda por comentar es “Elegía y Danza”. Evoca las horas previas al fusilamiento y la amenaza de muerte. Es música muy descriptiva y muy bien colocada al final del cd. La sección de rasgueos del final se queda un poco forzada, quizá apetezca oír unos rasgueos más flamencos aunque bajo la misma estética sonora.

Las otras obras que no he comentado son Acusmática de Enrique Sanz-Burguete, y Alquitara de Eduardo Pérez Maseda. Dos obras que hacen que un todas las demás obras con sus diferencias empasten a la perfección en este trabajo.

Que pena no encontrar nada que evoque por lo menos la pasión de Lorca con el flamenco.
El maestro José Luis Ruiz del Puerto borda un trabajo colosal. No tengo más que elogiar la compacidad y la brillantez del sonido de este intérprete y la capacidad para colorear y dulcificar los efectos tímbricos. Aunque antes de escuchar el cd hubiera esperado otra cosa del título, veo muy inteligente querer llevar esta música a más público que el especializado homenajeando al renombrado poeta.