Siete años cómo revista independiente son para celebrarlos. Sexto Orden cesa definitivamente su actividad y para despedirse de todos sus lectores publica su revista nº9. Se trata de un recopilatorio de la aventura Sexto Orden con la incorporación de algunos trabajos inéditos. 

Para los que lleguen aquí por primera vez: Sexto Orden es una revista digital independiente especializada en guitarra. Nació en 2009 y desde entonces se ha encargado de difundir materiales perennes como entrevistas, trabajos de investigación, reseñas y artículos relacionados con el instrumento de seis cuerdas. A pesar de ser éste un medio de comunicación con tan poca proyección como son los especializados en música instrumental, tan insignificante como son los de guitarra y tan acotados como los publicados en castellano, aún así, ha existido siempre mucho interés por acercarse a nosotros. Hay que destacar que no ha habido apenas trabajo de difusión por nuestra parte ya que esa tarea la hemos delegado a nuestros lectores. Hemos llegado a ojos de miles de aficionados de todas las partes del mundo, sumamos más de 7.000 descargas de las revistas en formato digital y más de 50.000 visionados en issuu.com. Dejamos huella en Facebook, Twitter, Issuu, Scribd, Myspace, The Internet Archive, la Biblioteca del Real Conservatorio de música de Madrid y la Biblioteca Nacional de España, además de los ejemplares impresos y repartidos.

Sexto Orden, para mí, ha sido dos cosas: Primero una puerta directa a la experiencia y opinión de grandes maestros y profesionales de mi campo y segundo una llamativa tarjeta de presentación. Además de conocer a músicos y personas excelentes; he podido acceder a festivales, conciertos y talleres; y recibir en mi casa las últimas novedades discográficas con respecto a la guitarra clásica. Siempre he disfrutado de un trato cordial y he hecho fuerte amistad con muchas de las personas que han compartido tiempo conmigo en este viaje. Esta revista ha sido fruto de ilusiones y frustraciones, semilla de historias y excusa para asistir a eventos y para viajar. Pero la vida tiene etapas y ahora veo claramente que la de Sexto Orden ha quedado atrás.  

La guitarra es mi forma de vida, nunca podré contabilizar el tiempo que he invertido en ella, pero sé que esta revista es producto de esa inversión. Seguramente Sexto Orden me ha dado más a mí de lo que yo le he dado a ella. Pero en estos siete años he madurado. Mi forma de entender la música se ha expandido tanto que ahora veo muy pequeño todo lo que tiene que ver con el gremio de la guitarra clásica. Sexto Orden ha ido modificándose y adaptándose a lo largo de los años pero ahora mismo somos demasiado distintos. 

Por otro lado está la cuestión del idioma. Ahora mismo no entiendo un proyecto fuerte que no esté escrito en inglés. El español es muy grande, pero es insignificante al lado de lo que ofrece la lengua más importante a nivel laboral, social y económico. Me ha llevado tiempo entender esto pero ahora entiendo que es aplastantemente cierto.

Además me he dado cuenta de que la gran mayoría de guitarristas no lee –que no nos conozcan a nosotros es normal (no quiero que mal interprete el lector)– no está al día, ni se molesta en conocer la actualidad. Pensaba que los profesionales de la guitarra serían los mejores aficionados, ansiosos de conocimientos y sedientos de actualidad, pero me he dado cuenta que de esos hay bien pocos. Y las empresas lo saben, es decir no hay forma de monetizar esta revista con publicidad, por ejemplo, para un público tan reducido. Es insólito, que un trabajo como el que requiere mantener esta revista, haya durado tanto sin tener compensaciones económicas. 

He podido conocer de primera mano la endogamia de la guitarra en España, la parte oscura, profesores vergonzosamente pésimos, enchufes, amiguismos y cosas peores. Pero ese no es uno de los motivos por los que nos vamos. Sigo siendo entusiasta porque sé que saldrán grandes músicos a pesar del sistema educativo y laboral.

Me despido con mucha alegría porque siento que cuando se publique este número voy a despejarme mental y físicamente de una carga y voy a tener tiempo para otras empresas. Me gustaría que esta aventura que deja diez revistas publicadas sirviera de aliento para futuros emprendedores. Cierra Sexto Orden, pero yo tengo las mismas energías o incluso más para seguir haciendo cosas nuevas. No pierdas de vista a ninguno de los que han participado asiduamente en esta revista porque tenemos aún mucho que decir.

Pablo Romero Luis

Espera a que cargue el script de Issuu para verla, si no carga click aquí.

Puedes verla también descargando el pdf)


Hay que encontrarse a uno mismo y darse a conocer como uno es. Esta es la idea con la que me quedo de estos dos volúmenes con entrevistas a guitarristas “Contra las Cuerdas” de Pablo San Nicasio. De Paco de Lucía: Lo más importante es tocar bien para uno mismo; Riqueni: Hay que hacer cosas originales: si no, no tienes futuro; Juan Carlos Romero: Este es un mundo amplio que no se tiene por qué ceñir a una especialidad para cada individuo; por ello, cada uno tiene que buscar su camino; Pedro Sierra: Tienes que demostrar personalidad.

Es muy curioso, interesante y siempre sorprendente conocer un poco más la personalidad de los artistas. Escuchas su música de forma diferente, antes y después de leerlos. En las páginas de este libro hay muchos datos: historia, experiencia, anécdotas, quejas, recuerdos, proyectos, discos, chulería, humildad… Y es que hay también muchas entrevistas. Difícil digerirlas todas seguidas. Yo he hecho una lectura muy pausada, parando a veces semanas para escuchar los discos de algunos artistas. 

Hay afición y vocación en todos los entrevistados, pero el que rebosa de ellas es el autor del libro. Se da uno cuenta de cuánto sabe, pero no de lo que se calla. Me ha gustado mucho el libro pero espero leer más “Pablo San Nicasio” en el siguiente. Me ha faltado una reflexión final. Has “afinado las cuerdas” muy bien pero muy rápido. El trabajo como periodista es impecable, pero yo quería leer más opinión y reflexión del mejor aficionado.

Ya pensaba yo que los concursos de instrumentistas no valían para discriminar a los mejores músicos. Si bien en música clásica son competiciones gimnásticas más que artísticas, tenía guardada cierta esperanza con los concursos de flamenco; por eso de que valoran también la composición, es decir la creatividad. Pero los comentarios y experiencia de muchos de los entrevistados en este libro insisten en que ganar concursos no sirve para trabajar. Se me cae un mito, pero bien caído está y que lo sepan todos.

Tengo apuntado que hay que estudiar mucho, hartarse de tocar para baile y para cante, ser paciente, disfrutar la soledad, hacer cosas originales, tener personalidad y también cerrar los ojos y tirar pa’lante… No todo el mundo vale para soportar la presión de estar contra las cuerdas y abrirse camino en el mundo de la sonanta. El gremio del arte fragua personalidades muy distintas; no hay una línea para seguir el camino del éxito, pero podemos aprender de lo que han vivido otros por el suyo. Gracias, Pablo, por compartir con todos el itinerario de tantos viajes.

Pablo Romero Luis

28/04/16


Corte clásico de alta calidad. La que acostumbra “KSG-Publishing” en dedos de dos jóvenes sobrados de energía y ganas de hacer las cosas bien. “DOS” es un abanico de estilos desde el barroco a nuestros días. Música original para dos guitarras y arreglos de obras del repertorio grande para piano.

Destaca la alta capacidad o destreza de ambos intérpretes que no deja ver flaquezas en ninguna de las técnicas guitarrísticas. Sobresale la sincronización y gestión agógica y dinámica en obras como Mallorca o Agua e Vinho. Un telar de músicas hilado muy fino.

Cabe mencionar, destacar tanto la interpretación como la composición de la obra de Agustín Castilla-Ávila. Guitarra percutida, guitarra preparada o percusión directamente que hace que las guitarras se confundan con marimbas. Enhorabuena al técnico de sonido por la calidad y al compositor por hacer sudar a los intérpretes.

No se puede tocar así Mallorca y Sevilla de Albéniz, si no se han vivido cosas juntos. Las interpretaciones de este CD me han invitado a volver a escucharlas varias veces.

“NoiZ guitar duo”, enhorabuena por el mimo que habéis puesto en tallar esta caja de música; y gracias también por la versión de Agua e Vinho, desde ahora mi interpretación favorita. Para acabar escribo lo único que me ha faltado. Y es saber ¿Por qué sois distinto del resto? ¿Podéis ofrecer algo original que nos mueva a ir a escucharos en directo? El futuro de la guitarra está en manos de gente como vosotros. Espero un segundo trabajo que me sorprenda.


2/12/15 Pablo Romero Luis
Estrenamos el nuevo aspecto de la web sextoorden.es con una entrevista al querido maestro de la guitarra: Jose Luis Rodrigo. Pablo San Nicasio centra la entrevista en la guitarra y en su experiencia como músico.




Entrevista al maestro Antón García Abril en su casa madrileña. Conversación centrada en la guitarra.  



Entrevista al maestro Enrique García Asensio en su casa madrileña. Conversación centrada en la guitarra.


“Contra las cuerdas” es un libro que he degustado con calma y con mucho gusto. Para un guitarrista como yo es muy cómodo tener tantas buenas entrevistas una detrás de otra. He aprendido mucho y ya estoy esperando el segundo volumen.

Para los que todavía no hayan oído hablar del libro, aclaro que se trata de una compilación de entrevistas a maestros del mundo de la guitarra flamenca. Pablo San Nicasio, fenómeno de la escritura y de la guitarra, nos ofrece la primera parte de los dos volúmenes que publica “Ediciones Oscar Herrero”, después de haber entrevistado a casi todos los guitarristas flamencos de renombre. Pablo nos va guiando y acompañando durante toda la lectura contextualizando cada entrevista y contándonos anécdotas. 

Muchas de las conversaciones ya estaban publicadas en otros medios de comunicación pero aquí las tenemos bien seleccionadas y revisadas. Además encontramos alguna entrevista inédita como la de Paco de Lucía. Realizada por “Payo Humberto” en la casa del maestro en 1971, transcrita tal cual se escucha en la grabación. Un documento de incalculable valor que pone un broche de oro al libro.

En las conversaciones se aprende un poco más de la biografía de los artistas. Se puede leer sobre educación, composición y sobre el devenir de guitarra. También se hablan de otros estilos como el clásico o el jazz. Incluso se trata en varias ocasiones el tema de la mujer guitarrista, aunque no se entrevista a ninguna.

Me han gustado especialmente las entrevistas a Manolo Sanlúcar y a Tomatito. Este segundo nos regala muy buenos consejos, los mismos que dice que comparte con su hijo. Por otro lado tengo que decir que he encontrado motivación para ponerme a estudiar la guitarra. He descubierto muy buena música además de los nombres de algunos artistas que no conocía. Sólo por eso tengo que dar mil gracias al autor.


En definitiva un libro totalmente recomendable para aficionados al flamenco y a la guitarra. De obligada lectura para estudiantes de guitarra, clásicos, jazzeros y por supuesto flamencos.

Pablo Romero Luis
15/08/2014


Es para nosotros un orgullo y un privilegio, desde www.sextoorden.es, ofreceros los vídeos de la entrevista que mantuvimos en su pueblo, la villa toledana de Ajofrín, con el Maestro Demetrio Ballesteros. Una de las mayores figuras de la guitarra clásica española contemporánea, entendida esta en su vertiente concertística y pedagógica. Una verdadera referencia para varias generaciones de guitarristas clásicos y músicos en general, quien, desde su retiro toledano, tuvo a bien recibirnos y departir con Pablo San Nicasio sobre su vida, su obra, la guitarra clásica, la flamenca, la situación actual, el Conservatorio de Madrid...
Gracias siempre, Maestro.

Segunda Parte:
Entrevista a Jorge Cardoso por Pablo San Nicasio en una casa de Madrid, el verano de 2013Conversamos con él sobre sus últimas publicaciones, el sistema académico actual, la composición y otros temas de máximo interés. Fue un verdadero placer escuchar palabras de tanta experiencia.



Estate atento a las redes sociales para la segunda parte... Pronto aquí.


Que el dedillo era una técnica antigua, heredada del Renacimiento, ya lo sabíamos. Que, aunque era práctica más o menos corriente entre los tañedores de la vihuela, siempre arrastró consigo esa mala fama de "hiriente timbre agudo", también. Por tanto puede ser que, por sus características, el toque de uña fuera considerado artificio despojado de la capacidad de procurar arte, hasta ser desterrado del compendio de técnicas que conformaban la ortodoxia del academicismo de finales del siglo XIX. 

Lo que no nos podíamos imaginar es que el dedillo, lejos de desaparecer en el olvido de los tiempos, sobreviviría gracias a que tuvo, presumiblemente, mejor acogida entre el guitarrista callejero y popular que en el guitarrista académico. Como es bien sabido, la cultura, despojada de todo prejuicio, en manos del pueblo, es un bien precioso que se transmite de forma oral entre generaciones.

También sabemos, y la historia nos lo cuenta, que el músico culto se acercaba al músico popular con el fin de captar la magia de las melodías que atesoraba, que eran fruto de su herencia cultural y generacional, las cuales venían aderezadas con elementos de sustratos profundos, donde se inca la raíz más ancestral, y son refrescadas en las ramas que danzan al son de los cuatro vientos intemporales. Julián Arcas, Manuel de Falla, Enrique Granados, Isaac Albéniz, Joaquín Rodrigo, etc., bebían y se embebían de la savia de la raíz ancestral, y han contribuido en gran medida a que, ya en la segunda mitad del siglo XX, la guitarra académica recuperara de una forma un tanto solapada ese "toque tan enigmático".

Si salvamos el prejuicio que supone tocar con la parte externa de la uña y asumimos la resultante tímbrica como algo natural, tendremos como aliado un elemento nuevo que viene a resolver determinadas complicaciones en la digitación de mano derecha que se nos presentan cuando queremos abordar músicas puras o tocar composiciones que, a priori, no fueron pensadas para la guitarra. También, si no se quiere poner puertas al campo ni a la creatividad, utilizar este recurso, como un procurador de mecanismos nuevos, abrirá la composición para guitarra a nuevos conceptos, enriqueciendo el lenguaje sonoro de nuestro instrumento y consiguiendo, de este modo, hacer verídica la frase: "La técnica puesta al servicio del arte".

Y esto era algo que intuía y, por lo tanto, sabía muy bien el Maestro Agustín Sabicas, y por supuesto lo ponía en práctica, consiguiendo asombrar a todos los guitarristas de su tiempo, que se contagiaban de su arte y su sonido. Conocemos la influencia importantísima que tuvo Sabicas para la siguiente generación de guitarristas flamencos, se dice que daba lecciones por correspondencia desde New York, pero en ese sentido desconozco la influencia que tuvo sobre los guitarristas clásicos que lo conocieron, como el Maestro Andrés Segovia.

En los años ochenta la irrupción en el panorama guitarrístico mundial de un joven intérprete llamado Kazuhito Yamashita hizo que se tambalearan los pilares donde se sustentaba la idiosincrasia de nuestro instrumento. Su audacia consistía en hacer arreglos e interpretar algunas célebres composiciones sinfónicas utilizando para ello, además de distintos recursos interpretativos basados en la escuela tradicional, un poder mágico llamado "dedillo", digo poder porque lo usaba abiertamente como una herramienta más, y no como un truco que se quisiera esconder bajo la manga. Por eso, no es de extrañar que con esta actitud, energía en estado puro y aptitudes para la interpretación sublime, Yamashita subyugara e hipnotizara tanto a eruditos como audiencia en general.

El día 12 de Julio del 2007, en el marco del Festival de Guitarra de Córdoba, pude presenciar el Concierto ofrecido por el “Kazuhito Yamashita Cuarteto”, cuyo programa constaba de varias composiciones de Keiko Fuji inspiradas en la música Clásica Japonesa. Este hecho me hizo pensar que puede existir una relación entre el toque ancestral de la Biwa o el Koto (basado en el uso del plectro) y el concepto que maneja Yamashita de aplicación del "dedillo" en la guitarra. La razón es porque la obra principal que interpretó, junto con sus hijos, estaba conformada por seis movimientos de carácter meditativo, donde cada una de las notas se iba desgranando e hilvanando lentamente, como a punzadas, con el toque exclusivo de la uña.

Hay interpretes de guitarra actuales como Jorge Caballero y Antonio Rioseco, en Perú y Chile respectivamente, que siguen la senda iniciada en su día por Yamashita, y le rinden culto acometiendo sus transcripciones de obras sinfónicas con un resultado más que excelente. Además de animarse a transcribir e interpretar ellos mismos composiciones sinfónicas de gran calado, perpetúan los valores que llevan implícitos estas músicas en pro de la evolución de la dualidad instrumento-intérprete.

Desde el Renacimiento de los vihuelistas, pasando por el Barroco, el Clasicismo y el Romanticismo Nacionalista, hasta llegar al auge de la guitarra en nuestros tiempos con compositores guitarristas como Leo Brouwer, Raúl García Zárate, Egberto Gismonti, Carlo Domeniconi, Roland Dyens, Jorge Cardoso, José María Gallardo del Rey, entre otros, la figura del guitarrista-compositor ha sido fundamental en la evolución de la técnica de la guitarra.

En esta aldea global que se ha convertido el planeta, blandiendo este instrumento universal, estos compositores-guitarristas se han sentido y se sienten conectados con las fuentes y, a su vez, con el tiempo que les ha tocado vivir. Por eso entiendo que el papel crucial que hoy en día tiene el compositor guitarrista es ser consciente de la herencia de siglos de conocimiento sobre el instrumento que se le ha legado, para tratar este bagaje con sumo respeto. Esta manera de posicionarse le llevará, a través de lo que significa la magia de la alquimia musical, a destilar sus propias percepciones, intuiciones y sentimientos. El compositor que utiliza como instrumento fetiche la guitarra, que se siente mitad guitarra, mitad ser humano, sabe que es un medio por el cual se expresa la vida, y en esto radica su razón de ser.

Para terminar diré que el toque de uña no es exclusivo de la guitarra, se practica en otra clase de instrumentos cordófonos como son: el ardín, la tidinit, el setar, el laúd pipa, la guitarra portuguesa, etc. Que aunque no lo expresen abiertamente, lo practican guitarristas de todos los estilos y escuelas. A estas alturas, cabe pensar que se ha desvelado lo que había de oculto del "toque enigmático" y que muchos guitarristas, comprobando de lo que es capaz esta técnica, la hayan adoptado estudiado y analizado de forma autodidacta.

En este sentido hay un trabajo interesante del vihuelista Ralph Maier, que está accesible en la red, para poder escuchar y ver este modo de pulsación, aplicado a través de un estudio y análisis exhaustivo sobre las Músicas del Renacimiento. Y si estáis interesados en profundizar y seguir un método propio, en el que se trata el dedillo o alzapúa con la versatilidad requerida para encontrar la respiración, acento y fraseo adecuados que definen los distintos estilos musicales, os invito a que contactéis conmigo a través de la página web www.dariomoreira.com, donde podréis ampliar información al respecto.


Muchas gracias.

Darío Moreira, compositor y guitarrista.




Para ilustrar esta técnica el autor de este artículo nos ha querido obsequiar además con un vídeo en el que interpreta "A Teimunda", una composición sobre la pandeirada, que es un estilo de música tradicional de Galicia.